RAMON SURINYAC Y LOS FRACTALES

Según Wikipedia, un fractal es un objeto semi-geométrico cuya estructura básica, fragmentada o irregular, se repite a diferentes escalas. Esta es la definición de un fractal y al pensar en ellos, que están presentes en todas y cada una de las cosas materiales que vemos y podemos tocar, me viene a la mente la asociación con la técnica del trabajo de Ramon Surinyac y en el visible resultado de sus obras.

Cuando observamos a cierta distancia una obra de Surinyac, una playa, una montaña nevada, un sotobosque o una acumulación de deshechos, nos parece que estamos contemplando una obra realista, casi fotográfica. Nos sorprende, a veces, que nos cautive una escena en principio convencional y paisajística a nosotros que tenemos un gusto más bien contemporáneo. Cuando nos acercamos a la superficie pintada la obra se abre y se convierte en una abstracción casi lírica que nos presenta multitud de trazos y colores que no sospechábamos que estuvieran ahí. Nos acercamos y nos alejamos varias veces y entonces somos conscientes de que estamos ante una obra de gran calidad y enorme complejidad técnica.

Ramon Surinyac no pretende hacer una obra que se componga de fractales, aunque no pueda escapar a ello. No obstante la mejor explicación de su trabajo y de la cautivación que nos produce podría deberse exactamente a eso, a que estamos observando multitud de veces la misma nieve, o playa, o sotobosque, o acumulación de deshechos a diferentes escalas y con diferentes intensidades. Una montaña nevada preñada de cientos de montañas pequeñas. Una playa con cientos, miles de playas más pequeñas que se van reproduciendo hasta el infinito.

En su trabajo diario y su proceso pictórico, Surinyac tiene un comportamiento similar, compuesto de muchas mañanas en las que se enfrenta a la tabla en blanco, y con un proceso meticuloso, intenso, repetido, casi Zen, compone y crea lugares y paisajes con los que convive y de los que se ha nutrido su trayectoria vital. De esa manera también él es a su vez recipiente vivo de todas esas experiencias visuales que en una especie de catarsis transmite a sus pinturas.

- Javier López Vélez